YO CONFIESO.-



Yo soy el culpable de tanto desastre, lo admito.
Yo enriquezco a los empresarios de Chile comprando
todo lo que producen en sus celulosas y sus barracas.
Sin importar que ellos para venderme sus productos, arrasen con los bosques nativos y
Saber que se coluden para cobrarme más
Es más mi necesidad de comodidad, que la conciencia social.
Admito que soy uno de los culpables de que hagan cada día más centrales hidroeléctricas,
ahogando con miles de hectáreas de bosques. Pues en casa tengo más de una veintena de artefactos eléctricos.
Si, también soy culpable de ir al supermercado cada día a comprar todo congelado, rotulado, con preservan tes y tantas cosas que para mí son fatales…
Sin tomarme la molestia de plantar una mísera lechuga en casa, es más cómodo ir al súper.
Yo soy el primero que le echo la culpa a la presidenta y no a sus partidos de su malas gestiones y resulta que yo voté por ellos y ella, soy culpable de reelegir y elegir a los que saquean este país.
Soy culpable de criar a mis hijos bajo la premisa del consumismo, zapatillas caras, ropa de marca,
Teléfonos de 600 mil pesos y toda la tecnología que solo los entretiene sin aportarle nada a su educación. Sí, soy culpable.
De no compra productos en envase de vidrio reciclable, de llenar de bolsas plásticas el mundo, de comprar pañales desechables por comodidad.
Yo si soy culpable… por querer vivir con comodidades que matan este planeta.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Antonio Lara Ramirez

Titulares de Prensa

Víctor Navarro Molina "De mi libro corazón minero"