lavandera










Con la espalda curvada
al amparo de las estrellas,
ella lavaba ropa ajena,
en la tabla volaba la escobilla
entre prendas y prendas,
El pan para la mesa no espera,
y la lavasa baila en la batea…
Escobillando horas enteras,
Blanqueando esa ropa ajena…
La espalda encorvada, 
Se confundía en esa noche negra,
donde algunos descansaban…
menos ella…
Que estrujaba y estrujaba
Al borde de la batea.

poeta minero

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Antonio Lara Ramirez

Víctor Navarro Molina "De mi libro corazón minero"

Titulares de Prensa