El LHD




El LHD

            Era un turno normal, las palas sacaban la saca a su ritmo habitual moviéndose por las calles con soltura. En el punto de extracción, el operario con su pericia llenaba su balde una y otra vez. Abajo, los trenes de acarreo, el polvo.
            La dimensión de estos equipos, a veces no permiten tener una gran visión, sumado a eso, los túneles por donde circulan son estrechos, en partes, no más 30 centímetros de espacio libre a cada lado, por ello, está prohibido transitar. Cuando es ruta compartida, hay un loro que autoriza la pasada. Es el único que sabe cuándo el equipo LHD no representaba un peligro para el peatón.
            Ese día, a un mecánico se le olvidaron herramientas en esa ruta, estaban arreglando una pala así que decidió entrar rápidamente a buscarlas. El operario llevaba como 15 baldadas sacadas, ya casi al terminar el turno. Hacía su trayecto automáticamente, con su respirador puesto, sus lentes, el  ronco zumbar de su máquina ya no le afectaba; entro al punto de extracción sacó su  baldada llena de saca, levantó el baldé giro y enfilo a vaciarlo, rugió el motor y comenzó a tomar velocidad,  hasta llegar al pique y vaciar su carga, retomó la carrera y de pronto sintió que una rueda se levantaba, como si pasara por encima de una roca que se hubiera caído.
            Así que pensó sacarla a la  vuelta. Fue a sacar la otra baldada, de vuelta, de nuevo la rueda se levantó un poco, esta vez decidió parar el proceso y sacar el obstáculo.
            Bajó el balde, detuvo el equipo,  se sacó la máscara, y se encaminó al lugar de donde estaba la piedra. Cuando llegó, se desplomó en el suelo y se puso a llorar… llamó por radio al capataz y al poco rato llegaron los jefes y ganchitos a ver un espectáculo dantesco.
            Una mancha en el piso era lo único que quedaba de lo que  había sido su ganchito el mecánico.







Comentarios

Entradas más populares de este blog

Antonio Lara Ramirez

Víctor Navarro Molina "De mi libro corazón minero"

Titulares de Prensa