Sequía


Y el hombre miro su tierra…

Soltó unas lágrimas y cayó al suelo,

entremedio de los surcos, secos,

quebrajados, hundió su cara

y el polvo voló al cielo…

A ese cielo azul, transparente…

Donde un sol inclemente…

quemaba su cuero…

En ese silencio tiempo

que pasaba lentamente,

esperando un milagro

que besara su suelo…




Poeta Minero

Derechos Reservados

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Antonio Lara Ramirez

Víctor Navarro Molina "De mi libro corazón minero"

Titulares de Prensa