Terremoto en Nepal







Y el pobre
levanta sueños
 una y otra vez…
Cartones, ladrillos, paredes…

Y una
y otra vez
 la naturaleza los destruye…

El destino…

Y vuelve a levantar sus muertos,
 a curar sus heridas,
a soñar de nuevo con cosas simples
por un tiempo transitorio.

Entonces,
se sienta al lado de su miseria,
su perro.

 Mira a su gente,
sacude sus derrumbados sueños.

A comenzar de nuevo…
…todo es tan cuesta arriba
( lo sabe en la intimidad de su ser)
que al final
 la muerte es un premio

Si le llega a suceder.


Poeta Minero

Derechos Reservados




Comentarios

Entradas más populares de este blog

Antonio Lara Ramirez

Titulares de Prensa

Víctor Navarro Molina "De mi libro corazón minero"