Verla






En cada rostro que pasa
es un continuo verte,
como si de repente aparecieras,
como la luz y el perfume de primavera,
pero no eres ella...
que pena el corazón se me acelera,
al creer verte...
pero mis ojos mienten,
solo esta espera es verdadera,
esta soledad que me pena,
me falta una estrella;
esa estrella que ayer
cogí en mis brazos,
los cuales se llenaron de universos
y así quedo empapado de versos;
hasta las lagrimas querían verla,
pero su silencio no quería beberlas,
así que solo se asomaron para verla,
verla y en la retina retenerla,
retenerla...                                                    


                                                                                   

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Antonio Lara Ramirez

Titulares de Prensa

Víctor Navarro Molina "De mi libro corazón minero"