caballito de madera


Caballito de madera

Hijo mío como quisiera
que recorrieras el universo
montado en mi caballo de madera;
yo soy culpable por no haberte enseñado,
quizás también por no haberte regalado
aquello que me hizo tan feliz
en mis juegos de infancia.
Era algo que no necesitaba pilas,
ni que se le diera cuerda,
era tan solo de madera
y vivía hasta cuando yo quisiera,
mi caballito de madera,
con él trotaba, corría
levantaba tierra,
aunque no lo creas,
las calles de mi infancia
eran de tierra
y por ella levantaba polvaredas
con mi caballito de madera,
Nunca pase rabia con él,
porque nunca dejó de jugar conmigo,
no se echaba a perder…
 Y si se daba el caso
de que muriera quebrado,
partía corriendo para mi casa
a buscar otro caballito prestado,
uno con ramas que sacaba apurado,
porque mi  madre lo ocupaba
en las mañanas,
justo cuando yo estaba montado.
Mi caballito de escoba
fiel cuando se podía,
pues mi madre vigilaba
atenta casi todo el día
para que no se le perdiera
su escoba preferida,
pero no faltaba el madero
al cual le dábamos vida,
cabalgando días enteros

así pase mi infancia querida.


Poeta Minero

Derechos Reservados

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Antonio Lara Ramirez

Víctor Navarro Molina "De mi libro corazón minero"

Titulares de Prensa