Dormido

      Dormido

Con la cabeza agachada,
los oídos tapados,
no sabia lo que pasaba a mi lado,
esas caras de jóvenes envejecidos,
sin saber de su pobreza,
menos de su destino;
no escuchaba sus peleas,
ni sus gritos de impotencia,
que parecían alaridos,
no escuchaba sus quejas,
cuando algo había subido,
tampoco sentía el rechinar
de sus tablas y zapatos,
cuando había llovido,
pensar que no oía ni miraba,
y bajo mis narices todo esto estaba,
¿cómo no haber visto…
a esa vecina que no tenía que comer,?
que la niña se vendía,
ya que otra cosa no podía hacer,
 ¿cómo no saber que habían desaparecidos,?
y que encadenados seguíamos por un mismo camino,
sin escuchar los gritos de algún vecino
pidiendo un mejor destino,
ni oír el fusil del enemigo,
menos ver un estirar de manos
abiertas mostrando otro camino;
¿que pasaba,? estaba dormido,
catorce años dormido
y un día descubro,
como es este mundo mío,
ahora me revelo, oigo y digo,
¡no!... no, eso no es vida amigos,
no… hay que decir no…

no nos quedemos dormidos.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Antonio Lara Ramirez

Víctor Navarro Molina "De mi libro corazón minero"

Titulares de Prensa