Adìos Sotito


Como buques subterráneos
sonaron emotivas sirenas
que despedían a su capitán
después de 36 años de labor…
Los trenes y sus maquinistas
decían adiós…
al maestro, al amigo…
que los acompaño en cada labor,
si salieron miles de toneladas de piedras,
fue por sus conocimientos por su tesón.
Sotito extrañaremos
tus consejos, tu humor…
esa risa ingeniosa
en una pensada reflexión;
no en vano lloraron las locomotoras
en este el ultimo adiós.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Antonio Lara Ramirez

Víctor Navarro Molina "De mi libro corazón minero"

Titulares de Prensa