Sewell una historia


En el macizo cordillerano
el hombre quiso dejar su firma,
su halo de vida;
realizando lo imposible
a giro de carretas.
colgando de las laderas su ingenio,
tapizando de sueños y escaleras
un mundo hasta entonces desolado,
cultivando ahí sueños blancos
y penas negras.
Forjando una identidad minera,
de hombres esforzados,
de ingenio puesto a prueba.
así fue como se tendieron rieles,
se sembraron edificios…
en medio de aquel paraíso
el hombre 100 años de historia hizo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Antonio Lara Ramirez

Víctor Navarro Molina "De mi libro corazón minero"

Titulares de Prensa