los 33





Tragedia mina San José
Un jueves 5 de agosto del 2010 la oscuridad
se hizo densa, pesada, trágica…
33 mineros quedaron atrapados en la mina San José,
y sus familiares al saber la noticia,
incrédulos acudieron a las afueras,
para saber si era;
verdad esta noticia tan negra…
rescatistas optimista se lanzaron en la misión
de saber si la vida seguía en su interior…
pero después de 50 horas de arriesgada
labor,
todo en cero de nuevo quedo….
estarán con vida...es el susurro que anida
en el corazón…
que hacer ahora otro derrumbe las labores paralizo…
estarán con vidas, ya cientos de personas
rezan esa pregunta sin sabor…
periodistas, familiares, mineros….
y ahora que hacemos….
y nace de nuevo la esperanza de dilucidar ese temor.
tiros de sondajes se harán hasta llegar
al refugio que se supone que estarán
los 33 en ese oscuro rincón,
700 metros tendrán que perforar…
y el corazón se agota de tanto dudar…
solo 100 metros se avanza por día
y especialistas del teniente por mientras ven otras vías.
una semana cumplida bocinas, llantos…
en el campamento improvisado,
todos no se quieren mover ni un solo milímetro de dicha labor…
aunque se les seque el corazón,
estarán hasta que la luz del día
les devuelva a sus seres queridos,
han pasado 8 días…
y todo chile habla y siente la tragedia
de la minería…
afuera vuelan los días, en el interior no se sabe
si aún queda vida,
11 días…y se sabe que el cerro se asentó y el simple derrumbe otra dimensión tomo,
rocas de grandes dimensiones tapan otras soluciones,
las sondas esperan a nuevos especialistas,
nuevos motores para no cometer errores,
ya que solo por esas perforaciones el mundo sabrá.
si hay vida a 700 metros de profundidad.
día doce dan ganas de llorar
una roca de 700 mil toneladas
deja las miradas heladas,
no se ve manera de hacer una pasada,
y las malas noticias este doceavo día volaban,
a 540 metros de profundidad una caverna
fue hallada… una caverna con la cual nadie contaba,
pues ni en los planos figuraba….
pero se dejo una cámara y dispositivos,
para escuchar algún sonido que indique que están vivos,
pero cada día, cada hora viven mueren…
la esperanza y la desesperanza bailan al filo
de un alambre….
y en la profundidad de la tierra siguen 33
en esa oscuridad que esperamos que no sea eterna.
16 días y para algunos ya no hay paciencia,
quieren entrar sea como sea…
las sondas todavía no dan resultados…
aunque una está cerca de llegar,
donde se supone que están refugiados,
pero nadie puede entrar y muestran un video
de los mineros del teniente,
los cuales estuvieron al principio de este infierno,
fortificando el cerro, para buscar una entrada,
una señal de vida…
pero tuvieron que arrancar por salvar las de ellos,
el derrumbe era muy grande,
y seguía asentándose el cerro…
de nada sirvió su titánica labor,
el apuntalar, encastillar la roca,
avanzar en busca de una entrada, de una boca,
por donde llegar…
pero es imposible por esa vía llegar…
16 días… y no hay todavía buenas noticias…
Y el campamento crece de personas,
familiares…
los cuales reciben ayuda, comida… regalos….
pero lo que quieren esta todavía a 700 metros enterrado.
El 23 de madrugada el frio algo anunciaba,
golpes, sensaciones distintas en las barras
que se perdían en los oscuros laberintos de la mina,
hasta que por fin las brocas terminaron su labor,
habían llegado a su destino , eso al menos creían,
pero golpes de martillos algo le anunciaban,
y al comenzar a retirar las barras la angustia aumentaba,
metros y metros de acero incrustado en el cerro,
hasta que una de ellas salió pintada,
era el principio de la alegría contenida,
de las esperanzas a veces sepultadas,
y al final en la punta de las barras,
algo venia amarrado…
y en un papel y en simples palabras.
estamos bien en el refugio los 33,
hizo explotar emociones por tantos días contenidas,
lagrimas brotaron por todo el país,
rezos, abrazos… estamos vivos los 33…
era para no creer… pero una cámara
corroboro la verdad gritada a todo el mundo,
los mineros, los rudos mineros subterráneos,
estaban con vida, enteros…
para empezar el trabajo de su salida.

Comentarios

Anónimo dijo…
Ufffff leer este escrito es volver a vivir esa terrible pesadilla
me gusto encantada de leerte
Besos mil Leona Dormida

Entradas más populares de este blog

Antonio Lara Ramirez

Titulares de Prensa

Víctor Navarro Molina "De mi libro corazón minero"