Añoranza de iglesia de Sewell


Mi corazón se queda mudo al igual

que el repicar de tus campanas,

¿dónde se fueron esas miles de almas

que tu alero cobijaba,?

¿donde se fueron los rezos y las plegarias,?

Que te ves sola y muda como tu campana...

verte me entristece,

me acongoja el alma,

aquí rece miles de plegarias,

recibí tus bendiciones,

regocijando mi alma.

Aquí le jure amor eterno a mi amada,

y acudí rápido al repicar de tus campanas,

y hoy te veo en mi ocaso,

muda y solitaria.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Antonio Lara Ramirez

Titulares de Prensa

Víctor Navarro Molina "De mi libro corazón minero"