Siete por siete

Partir a la diaria jornada de trabajo…
rumbo a la mina,
son cientos de kilómetros
que los separa del trabajo, el hogar…
siete por siete a trabajar…
una semana de solo laborar…
y siete días para descansar,
así se pasa la vida…
de ausencias …
donde a veces en las fechas claves
se tiene que trabajar…
apretar el corazón y no pensar…
ya llegaran esos siete días para
estar en el hogar…
son como aves que emigran…
tras el sustento…
de otras ciudades…
para vivir en pensiones o campamentos,
allá esta la mina lejos de su vuelo,
cientos de kilómetros en un
ir y venir…
toda una vida así…
duro es ser minero contratista…
pues no tienes seguro la pega…
menos la vida…
tampoco si alzas el vuelo cada siete días.







Comentarios

Entradas más populares de este blog

Antonio Lara Ramirez

Titulares de Prensa

Víctor Navarro Molina "De mi libro corazón minero"