Fernando Yañez




Que ironía cuando me despedía

de un amigo de por vida,

supe de tu partida,

inesperada, dolorosa, impensada…

la muerte nos jugaba otra mala pasada,

pues se llevaba a otro gran maestro

de nuestra diaria jornada,

ingenioso, humilde,

en silencio te fuiste

a tal punto que muchos no pudimos despedirte.

fuiste gran creador,

inventado mejoras al por mayor,

muchos ahorros tus invento lograron

y con un llavero te premiaron…

pienso que a un hombre tan valioso,

debemos de homenajear,

poniéndole su nombre

a un rincón de este mineral…

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Antonio Lara Ramirez

Titulares de Prensa

Víctor Navarro Molina "De mi libro corazón minero"